miércoles, 18 de julio de 2012

58.- “Cuando despertó, EL DINOSAURIO todavía estaba allí”


E imagino que seguirá allí hasta el fin del los días, ya que el título de esta entrada es (ni más ni menos) el micro relato más famoso de la historia de la Literatura. Lo escribió Augusto Monterroso, y fue publicado en “Obras completas y otros cuentos” en 1959.


Como no podía ser de otra manera, este cuento fue piedra angular del Curso de Microrrelatos que impartieron con gran solvencia José Antonio Pérez Rojo y Pepe Callejas en la Biblioteca de Guadalajara y del que ya hemos hablado (y loado) en más de una ocasión. La tercera parte de la lección “Personajes” se titulaba “Todos los dinosaurios del mundo”. Y rezaba así:

Hay autores que dicen que toda literatura es metaliteratura. "El dinosaurio" es una ocurrencia de Monterroso que lo hizo famoso y que fue de lo único que se habló el día de su muerte en 2003: “Ha fallecido el autor del cuento más corto del mundo” se decía, y era inexacto, ya que Luis Felipe Lomelí había escrito “El Emigrante”, cuyo texto íntegro es el siguiente:

- ¿Olvida usted algo
- ¡Ojalá

De “El Dinosaurio” hay decenas, tal vez cientos, de versiones. Aquí os adjunto un par de ellas, de Fernando Montesdeoca, extraídas de la revista “El Cuento en la Red”, que es algo así como la Biblia del microrrelato.



Sobredosis

Sucedió que se usó tantas veces la palabra o la idea o la imagen dinosaurio, que hubo una sobrepoblación repentina, especialmente cada vez que alguien lo soñaba, porque cuando despertaban, siempre, había ya un dinosaurio más.





El dinosaurio agotado

Cuando el dinosaurio despertó, después de que Lauro Zavala hizo el recuento de sus numerosas reediciones, de su aparición en antologías y en traducciones, después de que se generaron, no sé, tal vez cientos de páginas de estudios que rebasaban con creces a sus siete palabras originales; después de haber dado pie a diversas formas de recreación, continuación, poetización y demás; de ser citado, glosado y parodiado, entonces sí, con esta conciencia de su nueva situación existencial, el dinosaurio se sentó agotado al fin, y ya no estuvo más allí, donde alguien despertaba.




El ejercicio final de la lección era que escribiéramos cada uno nuestro “dinosaurio” particular. Y esta es una pequeña selección de los relatos que escribimos:



El Dinosaurio

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí, durmiendo, perdido en sus sueños de inmortalidad.
Carmen Martínez San Bernardino




Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí, pegado a su pecho, calentito y suavecito, pero no podía permanecer por más tiempo en la cama, el despertador hacía tiempo que había dejado de sonar. Entonces se levantó de un salto y se quitó el dinopijama.

Esther





La Verdadera Historia del Dinosaurio

Cuando se durmió, el dinosaurio se largó, pero siempre volvía antes de que se despertara.
 Susana



El Dinosaurio

Cuando despertó el dinosaurio, los otros dinosaurios ya no estaban allí. El cielo estaba negro y algo muy gordo había caído del cielo.
---------------
Cuando despertó el dinosaurio, los otros dinosaurios ya no estaban allí. El cielo estaba negro y algo muy gordo había caído del cielo. Pensó que su vida carecía ya de sentido, se despojó de su carne, se quedó en los huesos y se enterró muy hondo. Se quedaría dormido durante mucho tiempo, hasta que alguien le desenterrara y se volviera loco decidiendo si aquello era pájaro o reptil.
---------------
Cuando despertó, maniatado y con un intenso dolor de cabeza, el dinosaurio, todavía estaba allí. Y el medio pterodáctilo, y el oso disecado... Lo que no estaba era la caja fuerte con la recaudación del Museo de Ciencias Naturales.

Rafa Martínez


En el estupendo sitio web “Tierra de Dinosaurios” encuentro estos magníficos cómics que ponen imagen al famoso micro cuento de Monterroso. Fueron editados en su día por REDNEL (Red Nacional de Estudiantes de Literatura y afines de Colombia)


Y flipa lo que da de sí el dichoso cuento: En el mismo sitio, encontramos un experimento audiovisual de lo más guay, el “Proyecto Dinosaurio”, que bajo el lema “Un libro es muchos libros… Lee” nos ofrece © Ghandi, Libros, Música, Vídeos, Café.



Y ya que hemos pasado por la Literatura, por el Cómic y por el Corto Cinematográfico (No, no es Danny De Vito), solo nos queda la Música. ¡Ladies & Gentlemens!... con todos ustedes Jonathan Ritchman & The Modern Lovers con su “hit” “Soy un pequeño dinosaurio”:




Hasta la próxima, Fanzinerosos. Y no olvidéis recoger las cacotas de vuestros dinosaurios cuando los saquéis a pasear.

© Rafa Mtnz Sainero, Pirata 2012


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada